Sobre Nietzsche

nietzsche-warhol

Nietzsche y Alemania, por caminos opuestos, tuvieron finalmente la misma suerte:
Esperanzas insensatas les agitaron igualmente, pero en vano. Fuera de esta trágica vanidad de la agitación, todo entre ellos se desgarra y se odia. Las similitudes son insignificantes. Si no se hubiese tomado el hábito de escarnecer a Nietzsche, de hacer con él lo que más le deprimía: una lectura rápida, un uso cómodo-sin abandonar siquiera las posiciones de las que es enemigo-, su doctrina sería tomada por lo que es: el más violento de los disolventes. No es solamente injuriar hacer de ella un auxiliar de causas que desprestigia, es pisotear, probar que se la ignora mientras se finge amarla. Quien trate, como yo he hecho, de ir hasta el fin de lo posible a que apela, se convertirá, a su vez, en campo de contradicciones infinitas. En la medida en que siga tal aprendizaje de la paradoja, advertirá que ya no es posible para él abrazar una de las causas ya dadas, que su soledad es completa.

Estas dificultades mayores de la oposición del individuo a la colectividad o del bien al mal y, en general, esas locas contradicciones de las que de ordinario no salimos más que negarlas, me ha parecido que sólo un golpe de suerte-en plena audacia del juego- puede vencerlas libremente. Esa ciénaga en la que sucumbe la vida que ha avanzado hasta los límites de lo posible, no puede excluir una oportunidad de pasar. Lo que una sabiduría lógica no puede resolver, quizá lo logre llevar a cabo una temeridad sin medida, que ni retroceda no mire hacia atrás. Por esta razón, sólo con mi vida podía yo escribir este libro proyectado sobre Nietzsche, donde intentaba plantear y, si me era posible, resolver el problema `íntimo de la moral.

Nietzsche está lejos de haber resuelto la dificultad. ¡También Zaratustra era un poeta e incluso una ficción literaria! Solamente que él nunca lo aceptó. Las lisonjas le exasperaron. Se agitó, buscó la salida en todos los sentidos. Jamás perdió el hilo de Ariadna que es no tener ninguna meta y no servir a ninguna causa: él sabía que la causa cortas las alas. Pero la ausencia de causa, por otro lado, nos arroja en la soledad: es la enfermedad del desierto, un gripo que se pierde en un gran silencio…
Como una mujer, lo posible tiene sus exigencias: quiere que se vaya con él hasta el final.
Vagando en plan de aficionados por las galerías, sobre los parqués encerados de un museo de lo posible, matamos a la larga en nosotros todo lo que no es brutalmente político, reduciéndolo a lujosos espejismos (etiquetados, fechados).

Nadie tiene conciencia de ello sin que la vergüenza le desarme de inmediato.

Vivir una posibilidad hasta el fin pode un intercambio de varios, que la asuma como un hecho que les es exterior y no depende ya de ninguno de ellos.
Respecto a la posibilidad que propuso, Nietzsche no dudó jamás de que su existencia.
Exigiese una asociación.
El deseo de una asociación le agitaba sin cesar.

Escribió: “El cata a cara con un gran pensamiento es intolerable. Busco y llamo a los hombres a los que pueda comunicar este pensamiento sin que mueran” Buscó sin encontrar jamás un “alma lo bastante profunda”. Tuvo que resignarse, reducirse a decir: “Tras una llamada semejante, salida del fondo de mi alma, no escuchar el sonido de ninguna respuesta es una experiencia aterradora que podría hacer perecer al hombre más tenaz. Esto me ha liberado de todos los lazos con los hombres vivos”.

“Si no hacemos, me dice, de la muerte de Dios una gran renuncia y una perpetua
Victoria sobre nosotros mismos, deberemos pagar por esta pérdida” (18821886; citado en Voluntad de poder, ll).
Fragmentos de Sobre Nietzsche: voluntad de suerte.
Georges Bataille
Traducción de Fernando Savater

Editorial Tauros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s