MI SIMÓN BOLÍVAR

Mecánica Celeste

Por: Fernando González (1895-1964)

.

Fernando González. Por: Guillermo Ángulo (1959). Fernando González. Por: Guillermo Ángulo (1959).

.

UN AMANECER

Es una mañana de tanta luz que casi es posible un milagro en mi corazón: renacer al amor.

Al pasar por el parque, en una ventana abierta al oriente está la hija del nuevo rico que entre las suyas tiene las manos de un hombre alto, barroso y cetrino. Las manos forman un nudo y la barrera de la ventana les llega al bajo vientre. El está fuera y ella dentro, ambos de pie. El se balancea y se acerca a la boca de ella cada vez que le habla, y el nudo de las manos se interpone entre sus bajos vientres. Los choferes observan, pues ahí cerca tienen sus automóviles…

Hace tiempo que yo no he sido poseído por un instinto de esos, por un dios elemental.

¡Cómo se concreta la energía en los momentos…

Ver la entrada original 604 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s