DAVID A MEDIAS (cuento de John Lennon)

l2

David a medias*

Había una vez un hombre que era David a medias y que tenía una misión en su vida. “Soy David a medias”» solía mascullar al despertarse, que era ya la mitad del camino. En el desayuno volvía a decir: “Soy David a medias”, lo cual siempre enervaba a Hetty. “Qué patinada, David”, le decía una voz en su viaje al trabajo, la cual, ¡resultaba ser un guarda de color! “Eso es lo que te parece”, acostumbraba a pensar David, quien no veía claro el problema del color.
David a medias era un atronador dependiente cuya labia siempre enervaba a Marv.
“Me parece que no tengo para el boleto, hermano”, dijo David con descuido. “Entonces, ¡a bajarse ense-guida!, contestó Falucho con un gesto indudable, sin que él tampoco viera muy claro el problema del color. “Como quiera”, dijo David a medias, con la humildad de quien no quiere ofender. “Pero, ¿te gustaría que tu hija se casita con uno de ellos?”, pareció decir una voz cuando David saltaba del ómnibus como un enardecido espástico.
*Todos los (ttulos seguidos de ásterisco indican que el respectivo texto ha sido anotado o comentado al final del volumen (N del T)

Traducción, prólogo y notas: Jaime Rest.
Primera edición original, marzo de 1964 por Jonathan Cape, Londres. Séptima edición, diciembre de 1964
Realización de la tapa: Andrés Cascioli, Publicidad Aldaba, sobre una fotografía de Emilia Picchetti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s